Aunque es verdad que la crisis no es tan intensa en estos momentos como hace unos años, todavía hay muchas personas que lo están pasando mal y que necesitan financiación para asuntos varios.

La constitución establece que todo el mundo tiene derecho a una vivienda digna pero desgraciadamente, cada vez son menos las personas las que pueden tener acceso a una.

Los salarios son bajos, los precios de los inmuebles todavía demasiado elevados y lo peor de todo, las entidades bancarias tienen muchos reparos a la hora de concedernos una hipoteca. Si conseguimos que nos la den, es posible que las condiciones sean muy malas y que no nos interesen.

¿Entonces qué? ¿Nos quedamos sin nuestra casa soñada y esperamos a que pase el nubarrón (aunque no tengamos muy claro cuánto tiempo tendremos que esperar)?

Afortunadamente tenemos una alternativa a contemplar: las hipotecas de capital privado.

Para que las puedas conocer en profundidad, vamos a descubrir algunas de sus ventajas:

Alternativa: Suponen una buena alternativa a la financiación de los bancos que como ya sabemos, no están pasando precisamente por el mejor momento. Es por ello, por lo que si estás cansado o cansada de estar recorriendo muchos bancos sin que te den una respuesta favorable, quizá haya llegado el momento de pensar en estas hipotecas.

Rapidez: Aunque es cierto que para tramitar este tipo de préstamo también se necesita de un cierto tiempo (es decir, que no se va a realizar de la noche a la mañana), como los trámites son menores, lo más normal es que se pueda hacer mucho más rápido todo. Imagina, por ejemplo, que hemos visto uno de esos chollos que no podemos dejar pasar. Si el banco no nos concede la hipoteca o va a tardar mucho en hacerlo, es posible que con una de capital privado no tengamos tantos problemas.

Morosidad: Los bancos revisan de forma concienzuda los registros de morosos, tipo ASNEF y similares; en ocasiones hasta varios registros. Si estamos en algunos de ellos, aunque sea por una deuda absurda por una cantidad reducida, es posible que nos denieguen la hipoteca. No nos vamos a engañar, en las hipotecas de capital privado también se analiza la solvencia de la persona que va a recibir el dinero, para ver si lo puede pagar…. sin embargo, suelen ser menos estrictos.

Plazos de amortización: Los plazos de amortización suelen ser más versátiles, lo que hará que el usuario pueda tener una mayor versatilidad a la hora de poder enfrentarse a ciertos gastos inesperados.

Además de todo lo anterior, el capital privado, tanto en forma de hipotecas, como en préstamos, también es un buen recurso para la empresa, ya que podrá seguir con su actividad, hacer pagos o poder enfrentarse a periodos de dudosa viabilidad económica.

Si vas a pedir una hipoteca, valora todas las opciones y por supuesto, echa un vistazo a lo que las hipotecas de capital privado pueden ofrecerte.