Standard & Poors ha bajado la calificación a la Unión Europea, reduciéndola hasta la calificación AA+ (la anterior era de AAA, que es la más elevada).

La explicación de esta rebaja es que los debates que enfrentan a los países sobre los presupuestos es cada día más fuerte y eso conlleva que los mercados se desestabilicen, aspecto que no suele gustar a ninguna agencia de calificación externa.

Aunque, por otro lado, la perspectiva de esta bajada ha sido calificada como “estable”, lo que supone que no bajará en un plazo medio medio de tiempo de nuevo.

Otro de los motivos por los cuales se ha tomado esta decisión es debido a que la cohesión de los países que integran la UE ha descendido mucho; aunque esta bajada de los 28 países como UE no influye para nada en la calificación propia de cada uno de ellos.

Veremos como evoluciona la situación ya que como hemos podido ver en el caso español, las agencias de calificación influyen mucho con sus calificaciones en la estabilidad de los mercados.