La deuda de las familias españolas se ha contraído de nuevo en el pasado mes de diciembre tras un ligero repunte en el anterior mes de noviembre de 2013, que lo situó en 787.393 millones de euros, lo que supone su nivel más bajo desde 2007, antes de que se iniciara la crisis, según hemos podido saber tras publicarse los datos del BE (Banco de España).

Por lo tanto, desde noviembre, la deuda de las familias españolas con los bancos se ha reducido un 1,2% en el marco de un descenso del 5,5% del año anterior.

La deuda de las familias repuntó en noviembre por primera vez desde hacía 4 meses aunque se basaba en un cambio puntual y preciso, en lo que los expertos señalan como un giro en la tendencia, que podría habilitar el grifo del crédito y del dinero rápido a los particulares y empresas.

Gracias a estos datos, podemos ver una evidente mejora en la economía más doméstica ya que las economías familiares se sitúan con un nivel de endeudamiento similar o por debajo al de 2007, un año antes del estallido de la crisis financiera que, parece, empezamos a dejar atrás poco a poco.