La tasa interanual en la zona euro respecto a la inflación se ha estabilizado en el mes de marzo de 2014 en el 0,5%, lo que supone dos décimas menos que el nivel registrado en febrero de este mismo año, lo que supone, a su vez, una lectura más débil aún que la registrada desde 2009, gracias a los daos publicados por el Eurostat.

Esta moderación de la tasa de inflación de marzo se puede explicar gracias a la subida del 1% de los precios de los alimentos, el alcohol y el tabaco, en contraposición a la subida del 1,5% del mes anterior; aunque, por otro lado, la energía registró un descenso del 2,1% tras haber descendido un 2,3% interanual en el mes de febrero.

Por este motivo, la inflación subyacente, sufrió en marzo una subida del 0,8% frente al 1% de febrero, aunque en caso de excluir el precio de la energía, la inflación de la eurozona subió 8 décimas, tres menos que en febrero.