Cuando hablamos del concepto de rehipotecas nos referimos al hecho de tener que volver de nuevo a hipotecar nuestra vivienda actual, pero por un importe más elevado. El procedimiento consiste en cancelar la hipoteca que ya tenemos y crear una nueva.

Este recurso se suele utilizar comúnmente cuando queremos adquirir una segunda vivienda, o, incluso, para poder reunificar todos los préstamos en un solo pago.

Para poder realizar este trámite, es importante tener en cuenta que existen toda una serie de gastos asociados que hay que considerar: por ejemplo, tendremos que pagar la cuota de cancelación de la hipoteca anterior, lo que también comprende los gastos…  de tramitación de escritura, de notario, de impuestos… Y los pagos por constitución de una nueva escritura, con nuevamente los gastos de notario, de impuestos, la apertura de nueva hipoteca…

Los expertos recomiendan que, llegado a este punto, se opte por la ampliación de hipoteca antes que unas rehipotecas ya que los gastos son mucho menores.

Sin embargo, también tenemos que considerar las condiciones de la propia entidad bancaria: no siempre se nos da la opción de ampliar el préstamo hipotecario, pero sí la de realizar una rehipoteca.