Muchas familias no son capaces de hacer frente al pago de la hipoteca en combinación con lo que deben de la tarjeta de crédito, el préstamo del coche… Por lo que existe la opción conocida como “reunificación de deudas”. La idea es poder acumular todas estas deudas en una sola que se afrontará de manera mensual.

Tiene una gran ventaja de cara al cliente y es que los intereses afrontar son menores porque estamos hablando de un determinado tipo de préstamo hipotecario. Además, el plazo de amortización es bastante mayor. De esta manera, podemos conseguir reducir la cuota mensual de una forma drástica ayudando a que podamos vivir de una forma más desahogada.

Un buen recurso que te ayudará a conseguir esa libertad que necesitas para no vivir tan agobiado y llegar a fin de mes de una vez por todas.

Características de la reunificación de deudas: ¿Realmente vale la pena?

En algunos momentos de la vida se puede necesitar de cierta financiación para cubrir algunas necesidades, como puede ser la compra de un inmueble, de una casa, para las vacaciones o algún gasto imprevisto que se haya podido presentar. Es por ello por lo que las entidades bancarias dan la posibilidad de solicitar varios préstamos bancarios al mismo tiempo.

Puede ser un completo dolor de cabeza gestionarse teniendo en cuenta todos los gastos a los que hay que hacer frente. Por ello, existe el recurso de la reunificación de deudas.

Sobretodo aporta comodidad: La idea es poder agrupar todos los préstamos y las hipotecas en el mismo préstamo, consiguiendo así reducir la cantidad de lo que se está pagando mes a mes.

También ayuda a conseguir un cierto control y es que en una sola cuota se procederá con todo lo que haya que cobrar, evitando cualquier gasto inesperado que pueda desestabilizar la economía familiar.

¿Cómo funciona la reunificación de deudas?

En la reunificación de deudas existe una agencia especializada, que recibe el nombre de medidora, que será la encargada de hacer el análisis para,  en el momento en el que se apruebe la operación, negociar con las entidades bancarias sobre nuevas condiciones de pago, tipos de interés, plazos de amortización. Nuestra entidad Aid & Credit actúa de mediadora en este caso.

El siguiente paso consistirá en cancelar de forma anticipada todos los préstamos que ya existan y se empezará a consolidar uno nuevo (ya sea hipotecario o personal dependiendo de si hay o no hipoteca).

El resultado final será el de haber pasado de tener varios préstamos a tener tan sólo uno; en el mismo se deben de sumar los totales de cada deuda individual, teniendo un único tipo de interés y plazo de amortización.

¿Cuáles son las ventajas de apostar por la reunificación de deudas?

Pagos unificados: Se unifican los pagos en una cuota menor, lo que supone un desahogo financiero de lo más interesante. Sin embargo, habrá que pagar más intereses al final.

Comodidad: Todos los pagos se incluirán en una única cuota, pudiendo controlar los gastos con mayor control, evitando sorpresas desagradables.

No obstante, habrá que considerar que algunos bancos podrían llegar a cobrar comisiones por este tipo de servicio, además de que hay que pagar nuevamente todas las comisiones asociadas a tasaciones, notarios, impuestos, etc.