Muchas familias no son capaces de hacer frente al pago de la hipoteca en combinación con lo que deben de la tarjeta de crédito, el préstamo del coche… Por lo que existe la opción conocida como “reunificación de deudas”. La idea es poder acumular todas estas deudas en una sola que se afrontará de manera mensual.

Tiene una gran ventaja de cara al cliente y es que los intereses afrontar son menores porque estamos hablando de un determinado tipo de préstamo hipotecario. Además, el plazo de amortización es bastante mayor. De esta manera, podemos conseguir reducir la cuota mensual de una forma drástica ayudando a que podamos vivir de una forma más desahogada.

Un buen recurso que te ayudará a conseguir esa libertad que necesitas para no vivir tan agobiado y llegar a fin de mes de una vez por todas.