En Aid & Credit nuestros expertos y asesores trabajan con una máxima: cada cliente es diferente. Muestra de ello, es que aplicamos todas y cada una de nuestras herramientas económicas de forma diferente en cada cliente, ya que según su situación personal financiera, el procedimiento a seguir es totalmente distinto.

Hoy queremos hablarle de nuestra línea de préstamos personales. En Aid & Credit, a diferencia de la banca tradicional, no preguntamos en que se va a emplear ese dinero. Nuestros expertos saben que siempre que se pide un préstamo personal se va a emplear en algo importante para el cliente. Por ello, decidimos emplear ese tiempo en ver cuál es la mejor forma para el cliente de poder devolver la cuantía, los plazos y el importe mensual sin que el cliente viva asfixiado. En Aid & Credit, tenemos claro que lo importante son las personas.

Las empresas de créditos rápidos no eran demasiado populares en los años anteriores a 2008-2009 (es decir, el periodo en el que se desencadenó la crisis económica). A partir de entonces el crédito empezó a flojear.

Los ciudadanos acudían a las entidades bancarias con el objetivo de poder solicitar dinero para pagar sus deudas (mientras éstas crecían debido a la precariedad laboral, así como a la subida globalizada de los precios). Contra todo pronóstico, las entidades bancarias endurecieron todavía más las condiciones para poder acceder a estos préstamos, haciendo que tan sólo unos pocos afortunados pudieran hacerse con ellos.

Lo más ilógico de todo es que tan sólo las personas que tuvieran dinero podían acceder a los mismos.

El ciudadano, desamparado, tuvo que buscar métodos alternativos para conseguir dinero rápido para pagar sus deudas. Después de que el banco les rechazase y que los familiares no tuvieran el capital suficiente como para poder proceder con el préstamo, fijaron su vista en las empresas de créditos rápidos.

Es cierto que las comisiones que se pagan por acceder a estos créditos pueden ser algo más elevados que lo que te ofrecerá el banco. A cambio, recibiremos el crédito de forma rápida, con un mínimo nivel de requisitos y con las máximas garantías. Siempre y cuando tengas controlados todos estos intereses, no habrá ningún problema.

¿Por qué deberías de apostar por nuestros préstamos personales?

Somos muy rápidos: en muy poco tiempo podrás saber si te podemos conceder o no el crédito (en la misma llamada). Si la resolución fuera positiva, te indicaremos los documentos que nos harán falta para seguir con el proceso. Estos documentos serán mínimos, muy fáciles de conseguir. A diferencia de los bancos, no te mandaremos a las diferentes administraciones para que te puedas hacer con ellos.
Contestaremos a cualquier pregunta que se te pueda ocurrir a través del teléfono de atención al cliente gratuito 900 101 854.

En el caso de que se acerque el plazo de devolución y te des cuenta de que no vas a poder cumplir con el trato a tiempo, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para que veamos lo que podemos hacer. Intentaremos ofrecerte un trato justo hasta que puedas cubrir la deuda.

Apunta nuestro número de atención al cliente y te ayudaremos con tus problemas económicos.