¿Vale la pena pedir un préstamo para irnos de vacaciones? Esta es una pregunta que muchas personas se plantean cuando llega el momento. Para darte una respuesta habría que analizar la situación individual de cada familia, su economía, que tan especial es ese viaje…

Aunque no es algo que se recomiende hacer de forma habitual, lo cierto es que si sabemos organizarnos, no hay nada malo en llevarlo a cabo. Puede ser la mejor manera de hacer ese viaje que siempre hemos querido, de relajarnos del estrés que hemos acumulado durante todo el año y de no estar pensando en todo momento en si tenemos o no suficiente dinero para hacer nuestros planes.

¿Cuál es la mejor manera para pedir un préstamo vacacional?

Lo primero en lo que pensamos cuando queremos pedir uno de estos préstamos es ir directamente a nuestro banco para poder contarles lo que pretendemos. Sin embargo, esto es mucho más bonito de lo que es en realidad: puede que no te pongan pegas hasta que les digas el motivo del préstamo y es que los bancos no ven demasiado bien el hecho de prestar dinero para un viaje.

Si es para una hipoteca o para un coche, lo tendremos algo más fácil.

Pero no pienses en mentir sobre el préstamo porque seguramente te van a pedir documentos en los que se demuestre lo que vas a pedir.

¿Entonces qué hacemos? ¿Renunciamos a nuestras vacaciones soñadas?

Nosotros somos una entidad que hacemos las cosas de una manera diferente: no nos importa para que lo que puedas llegar a necesitar el dinero, siempre y cuando cumplas con los requisitos establecidos, te lo prestaremos sin hacer ninguna pregunta.

Consideraciones a tener en cuenta a la hora de pedir un préstamo para vacaciones

Planteamiento inicial: Piensa en si realmente lo necesitas y si puedes conseguir el dinero por otra parte. Si consigues que un amigo o familiar te preste el dinero o si bien lo puedes conseguir por tu cuenta ahorrando poco a poco, te quitarás de encima las comisiones.

Estudio de comisiones: Sin embargo, si no consigues que nadie te lo preste, no te quedará otra que evaluar diferentes opciones para poder analizar, por ejemplo, las comisiones asociadas. La idea es que tenga las mínimas comisiones posibles, para que las puedas pagar cuanto antes. De lo contrario, pasarás toda la vida pagando el viaje.

Plazo de devolución: También deberías de analizar el plazo de devolución que se te concede. A veces este plazo es tan ajustado que es improbable que podamos llegar a conseguir el dinero a tiempo.

Para que puedas elegir el préstamo que más se adapte a tus necesidades, ponte en contacto con nosotros sin ningún tipo de compromiso.