El ejecutivo de Mariano Rajoy ha hecho pública una nueva iniciativa para incentivar el mercado de alquiler y la rehabilitación de viviendas. Este plan se basa en destinar unos 2.500 millones de euros, divididos en 1500 millones para facilitar el acceso a la vivienda y 627 para rehabilitación, regeneración y eficiencia energética. Ana Pastor, Ministra de Fomento, ha asegurado que estas ayudas permitirán crear en torno a 105.000 empleos de manera directa, dejando sin contar los que se generarán de manera indirecta.

La idea que baraja el Gobierno es poder conceder ayudas directas y préstamos blandos con el fin de mejorar la eficiencia energética de los edificios, incluyendo el cambio de caldera y la sustitución de la energía convencional por biomasa o energía de origen geotérmico.

La idea del Ejecutivo se basa en crear un nuevo modelo de política de la vivienda, reorientando el sector de la construcción de vivienda hacia el alquiler y la rehabilitanción, comprometiéndose a destinar la mayor cantidad de recursos públicos posibles.