Moody’s, prestigiosa agencia de calificación internacional, ha elevado el rating de España situándolo en Baa2, ya que anteriormente estaba en Baa3. Esta decisión era muy esperada por el Gobierno ya que existía la necesidad de consolidar la mejora de la prima de riesgo.

Esta decisión aleja a la economía española del bono basura y supone un espaldarazo a las políticas de recortes que el gobierno lleva implantando desde el inicio de la legislatura, reforzando a la figura de Mariano Rajoy que se enfrentará la semana que viene al debate sobre el Estado de la Nación.

España se enfrenta, por lo tanto, a la primera subida de su calificación por parte de esta agencia desde que perdiera la Triple A. Es evidente que la economía nacional aún queda lejos de esa calificación, pero siempre es positivo aumentar la nota, que vine a confirmar el inicio del fin de la crisis.