El 16 de marzo de 2013 es la fecha límite para que los ayuntamientos y comunidades autónomas pongan al día el pago de las facturas adeudadas a sus proveedores. A partir de esta fecha, estos organismos tendrán 30 días para pagar, bajo pena de tener que pagar unos interesas de 8 puntos por encima del tipo medio de interés que fija el BCE.

La entrada en vigor de la nueva directiva de la Comosión Europea por la que se establece un impulso clave para luchar contra la morosidad por parte de las instituciones oficiales, ha propiciado que el gobierno acelere esta medida, viéndose obligado a cambiar la Ley de Morosidad española del año 2010.

Las organizaciones más representativas de trabajadores autónomos y de pequeñas y medianas empresas han recibido esta noticia con esperanza de ver sus propias deudas, contraídas con terceros, solucionadas. Según ellas, 11.000 millones de euros es el total de la deuda con las administraciones públicas.