La OCDE ha asegurado en su último comunicado estar congratulada con los significativos avances que España ha logrado en materia de competitividad en el ámbito del trabajo, pero sigue haciendo énfasis en que el  Estado ha de poner en marcha reformas, enfocadas a la creación de un contrato único, mejora de las políticas de empleo o suspensión de las prórrogas legales de los convenios colectivos.

España, según la OCDE se encuentra ante unas tasas de desempleo de dos dígitos y sin indicios claros de que se pueda producir una recuperación rápida y significativa que mejore la movilidad y el préstamo rápido de dinero. Por lo tanto, seguirá siendo algo vital para España afrontar las consecuencias de la crisis que ha tenido como consecuencia un mercado laboral y competitivo desolado, aunque no deje de aplaudir todos los avances conseguidos en esta materia.

Con el objetivo de conseguir esta estabilización, ha pedido a España que cree un modelo de contrato uniforme con una indemnización por despido inicialmente baja pero que vaya creciendo de manera progresiva, con el objetivo de incorporar al mercado laboral a jóvenes e inmigrantes; esta organización apostaría por suprimir las prórrogas legales de los convenios colectivos con el objetivo de conseguir que los salarios sean más sensibles a las condiciones específicas de las empresas.