La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha alertado, en su último informe económico que, aun con los progresos y el saneamiento del sector bancario en España, el crédito sigue creciendo a la baja, destacando que los tipos de intereses para nuevos préstamos y pymes han subido sustancialmente.

Este organismo ha revisado al alza sus expectativas económicas hacia España, aunque alerta de que el Gobierno no puede relajarse en la implementación de nuevas políticas que flexibilicen el mercado laboral, entre otros.

En concreto, la OCDE ha previsto un amento del PIB español (que hasta ahora crece de manera negativa) del 1% en 2015, lo cual hará que el paro descienda, haciendo que se sitúe, en ese mismo año, en un 25,6%.

Para concluir este análisis de la economía española, la OCDE ha destacado la consolidación de una débil recuperación de nuestra economía, que se basa en la mejora de las exportaciones y una ampliación en la cuota de mercado a nivel global de los productos y servicios españoles, así como la estabilización de la demanda doméstica o interna.