Según un estudio de la Fundación de Estudios Financieros (FEF), la economía sumergida en España está estancada desde 2010 alrededor del 20% del PIB, recomendando un mayor uso de los contratos de formación y de los popularmente conocidos como “minijobs” para erradicarla.

Según términos propios del informe, los niveles de economía sumergida de España son “inaceptables”, siendo superados solamente por Italia (21%). Muy por debajo quedan países como  Alemania (13%), Francia (10%) o Reino Unido (10%).

Las conclusiones del informe son muy claras, y es que si España se acercara a la media de los grandes países de la zona Euro en esta materia se alcanzaría una recaudación adicional de entre 18.000 y 20.000 millones de euros al año, ya que sería imposible que los 200.000 millones que representa el 20% del PIB afloraran y dejaran la economía sumergida.