La deuda pública española se ha visto reducida por segundo mes consecutivo, aunque sea muy ligeramente.

La deuda pública se contrajo un total de 43 millones, situándose en los 952.014 millones de euros, según los datos que han sido publicados esta semana por el Banco de España, en alusión a estas cifras macroeconómicas de finales de 2013.

Por lo tanto, la deuda pública se sitúa en el 93,09% del PIB, frente al 93,12% del dato anterior, estabilizándose, aunque de manera aún mínima, la tendencia a la baja de dicho indicador.

Según las previsiones del Gobierno que han sido enviadas a Bruselas, la deuda cerrará el año en el 94,2 %. Así mismo, en 2013, la deuda española subió en un 14,4% en el período que comprende desde 2012 a 2014.

La reducción de la deuda supone un espaldarazo para la economía española, que es capaz de mantener los niveles de gasto estables, evitando la necesidad de necesitar un préstamo urgente.