La Comisión Europea ha mejorado las previsiones económicas para España en 2013, ya que espera que el PIB retroceda un 1,3%, por debajo de lo establecido en sus anteriores previsiones. Por otro lado, también ha revisado a la baja la cifra de crecimiento prevista para 2014, situándolo en el 0,5%.

En las anteriores informaciones que la CE manejaba se hablaba de que el PIB se contraería en un 1,5% y que en 2014 crecería en un 0,9%. Esto supone que las previsiones de Bruselas coinciden con las del Gobierno español y con las del Fondo Monetario Internacional.

Este escenario se espera que se mantenga hasta 2015, donde se espera que la economía española crezca hasta un 1,7%, aunque advierten que hay que modificar las políticas actuales.

La CE se complace de que España, tras 9 meses de crecimiento negativo, parece embarcarse en una moderada recuperación, respaldada por la mejora de la Unión Europea.