El Ejecutivo francés ha terminado de diseñar su presupuesto para 2014 y ya ha hecho público cuáles serán las líneas maestras principales del mismo.

La base de crecimiento sobre la que lo ha diseñado es la del 0,9%, por encima del 0,7% que había anunciado en las últimas fechas, pero muy por debajo del 1,2% del emitido a Bruselas en abril. Se ha fijado el aumento del PIB en un 0,1% pese al inesperado incremento del 0,5% del segundo trimestre, que permitió poner punto y final a la recesión en el Estado galo.

El déficit público, por su parte, se elevará hasta el 4,1% del PIB, por encima del 3,7% , que era el objetivo a seguir, marcado la pasada primavera.

Estos presupuestos para 2014, supondrán un ahorro de 15.000 millones de euros, tasándose en un 80% los recortes de servicios públicos y un 20% en subidas de impuestos, como por ejemplo, la subida del IVA.