El consejero del Banco Central Europeo, Luc Coene, cree que cada vez es menor la probabilidad de que España se vea obligada a pedir un rescate, llegando a asegurar que los peores momentos de la crisis en la Eurozona ya han pasado.

En cualquier caso, Coene, aunque esperanzado, no deja de dejar mensajes contundentes, ya que ha recordado que los países que soliciten la compra de deuda han de aceptar las consecuencias que implica (recortes sociales). Es consciente de la dureza de la situación pero, por otro lado, cree que es la única vía posible para salir de la crisis de la manera menos traumática posible.

Por último, ha recordado que su postura siempre será la de dar más importancia al crecimiento de las zonas más afectadas que el recorte de la deuda que esos países han contraído.