El Fondo Monetario Internacional (FMI) cree que el sector financiero español ha sufrido grandes, profundas y positivas transformaciones aunque sigue poniendo algunas pegas, sobre todo en relación a la necesidad del reforzamiento del capital de los bancos.

El FMI no olvida que la caída de los créditos en España ha sido demasiado fuerte, aunque se congratula de que la estructura de “banco malo”, la Sareb, ha vendido más pisos de los esperados, aunque avisa de que eso se ha producido con un margen de beneficio más bajo que el deseado. De este modo, ha advertido de que el primer reto al que se enfrenta este banco para 2014 es recuperar su rentabilidad con el objetivo de atender a los pagos de los bonos.

El FMI ha hañadido en su informe, además, que este estudio ha sido realizado a petición del Ministerio de Economía, tras los más de 40.000 millones de ayudas que han recibido las entidades bancarias  españolas.

Por último, ha hecho hincapié en la idea de que los bancos han de tener la solvencia necesaria para volver a reactivar el préstamo bancario en un corto plazo, con el objetivo de avanzar hacia una salida de la crisis lo menos traumática posible.