Esta semana se han conocido los datos oficiales del déficit comercial para 2013, que nos traen, de nuevo, buenas noticias macroeconómicas en lo que, afortunadamente, empieza a ser una constante.

El déficit económico cerró 2013 en 15.955 millones de euros, casi la mitad del registrado en 2012, en concreto un 48% menos, debido a la cifra récord alcanzada por las exportaciones y una profunda caída de las importaciones.

Jaime García Legaz, que ocupa el puesto de secretario de Estado de Comercio, ha anunciado que las exportaciones han crecido un 5,2% anual, hasta los 234.239 millones, lo que supone un nuevo máximo histórico desde el inicio de este tipo de registros en 1971.

Este incremento de las exportaciones es doblemente positivo y supone un espaldarazo a la economía española, si tenemos en cuenta que los distintos países socios de la Unión cerraron sus balances en tasas negativas. Así, Francia cerró el año con una caída del 1,6% de las exportaciones, Alemania un 0,2% e Italia un 0,1%.