La economía más potente del continente está perdiendo impulso en este final de año. Así lo ha asegurado la previsión del Bundesbank, que empieza a ver como el Alemania pierde el impulso y la dinámica que le han caracterizado durante estos años.

Este banco central confirmó que cada vez son más los sectores de la economía alemana que no aportan el impulso necesario para una pronta recuperación. Por otro lado, afirma que la crisis de la zona euro y la desaceleración global está provocando, de plano, esta situación.

En palabras textuales del informa de noviembre del Bundesbank:  “La economía actualmente presenta un cuadro mixto, que probablemente se enfríe aún más hacia fin de año”, además añade que “en este punto es indiscutible que hay factores externos perturbadores que afectan a la disposición a invertir y a la planificación laboral de una forma tan fuerte, que podría verse resentida toda la economía”.

Hasta este mismo año, Alemania no había sentido sustancialmente los problemas que sufre el resto de la zona euro, con un espectacular crecimiento del 4,2% en 2010 y un 3% en 2011.