Jens Weidmann, presidente del Bundesbank y miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo, ha golpeado con fuertes críticas a Españas y los organismo internacionales, por el riesgo de estar llevando al límite la interpretación de las nuevas reglas de disciplina fiscal y el consiguiente impacto negativo de ser demasiado “blandos” con nuestro país, aunque también se ha referido a Francia o Eslovenia.

Esta no es la primera vez que Weidmann ha criticado la actitud de países como España, y es que ha afirmado que no es apropiado estirar al máximo la flexibilidad de las nuevas reglas, ya que se otorgaron períodos de ajustes más largos y los países a los que se le otorgaron dicho privilegio en verdad no lo necesitaban ya que esta orden sólo puede realizarse en casos absolutamente extremos.

También ha admitido que la existencia de estas nuevas reglas más exigentes no terminan de ser suficientes ya que deben de ser aplicadas en tiempo y forma, siendo, según él, la base de la Comisión Europea en su responsabilidad y prestigio internacional.

Para terminar, Weidmann ha añadido que hay que aplicar a la deuda soberana de los bancos europeos los mismos criterios que a otro tipo de préstamos, resultando más caros y, a su vez, encareciendo su refinanciación. Y es que, según él, serán los propios mercados los que impongan a los estados unas reglas estrictas respecto a su deuda.