La noticia ha sorprendido a propios y extraños. El BCE rebaja un cuarto de punto los tipos de interés hasta un nuevo mínimo histórico del 0,5%, con la idea de estimular el crecimiento, garantizando, además, liquidez ilimitada hasta el 8 de julio de 2014 en las subastas semanales.

Esta es la cuarta bajada del precio del dinero desde que el italiano Mario Draghi llegara a la presidencia del BCE. La política monetaria del BCE, por lo tanto, se está empezando a caracterizar por una tendencia expansiva, intentando que la zona euro se vaya recuperando de manera gradual en la segunda mitad del año.

Draghi ha aprovechado este foco de atención para enviar un mensaje alertando a los jefes de estado y ministros de países en los que se están subiendo los impuestos, ya que según él y el BCE esta subida puede provocar una deceleración en la recuperación económica de esos países en particular y de la zona euro en general.

Habrá que ver, ahora, cómo le sientan a los mercados esta nueva actuación del BCE, ya que se presupone una nueva reactivación de los mercados a nivel no sólo europeo sino mundial.