Värde Partners y Kennedy Wilson, dos fondos privados, son los responsables de la compra del sector inmobiliario del Banco Popular, por un total de 800 millones de euros. Estas sociedades, gestionarán créditos por valor contable de unos 9.350 millones de euros y unos activos adjudicados por 6.500 millones. Aunque, como bien han especificado los altos cargos de esta entidad, el Banco Popular participará de la toma de decisiones en estas entidades.

Estos dos fondos, tienen una reputada y amplia experiencia en la gestión de este tipo de negocios inmobiliarios, permitiendo al Banco Popular rentabilizar al máximo la gestión de su negocio inmobiliario, concentrando el eje de su actividad en la banca minorista de las empresas, las pymes y las familias, tal y como se nos muestra en el comunicado oficial de la entidad financiera.

Nuevo movimiento financiero que ayudará a sanear las debilitas cuentas del Banco Popular, asistido por el gobierno central español desde el inicio de la crisis en 2008