En esta época de incertidumbre económica, las subastas de inmuebles se encuentran a la orden del día. Podemos encontrar tanto subastas judiciales, de hacienda, de seguridad social o privadas. Sin embargo, las más habituales son las primeras.

Con los siguientes consejos, podrás participar en estas subastas sin morir en el intento:

Antes que nada, es importante comprobar que tenemos la suficiente solvencia como para participar en una subasta. Para participar hay que ingresar una fianza de un 30% del valor del inmueble por el que se quiere pujar. Además, si somos los ganadores, tan sólo tendremos 20 días para hacer frente al coste.

Además, también tenemos que conocer el vocabulario adecuado para poder pujar. Conceptos como usufructo pueden provocar confusiones como el hecho de haber comprado un piso por poco dinero pero que esté en proceso de embargo, que tenga okupas, que esté alquilado…

También hay que ir al juzgado para estudiar el expediente judicial de cada vivienda que se saca a subasta. Sobre todo, echemos un vistazo a las cargas para evitar sorpresa desagradable de cara al futuro.

Por último, antes de empezar con la puja, deberías visitar la vivienda para ver si realmente se cumple con lo establecido.