El mal inicio de la bolsa española en las primeras jornadas de la semana ha cambiado al cierre de las mismas, cerrando con un un aumento toal del 0,2%, llegando a los 8.474,6 puntos, tras oscilar entre un máximo de 8.489,8 puntos y un mínimo de 8.366,7 millones. Esta situación, paradógicamente, es un calco de las principales plazas europeas, con la excepción de la bolsa portuguesa, que cayó más de un 3%. Además, el Tesoro ha colocado 4.047 millones de euros al interés más bajo registrado desde 2010.

Hay que destacar el aumento de la confianza de los inversores alemanes en el mercado español, lo cual se ve reflejado en que las empresas del IBEX 35 han aumentado sustancialmente su valor en bolsa, marcando una tendencia positiva en los últimos meses.