El servicio de estudios de Caixa Bank ha apuntado hoy que la recesión económica comienza a arreciar tras la dura caída de las actividades en el cuarto trimestre.

Lo ha explicado en su boletín mensual, correspondiente al mes de marzo, en el cual los indicadores adelantados de actividad y confianza de este primer cuatrimestre indican que el ritmo de contracción se está frenando. Por lo tanto, bajo esta hipótesis, la crisis llegó a su punto más ágido a finales de 2012, cuando el PIB menguó un total de un 0,8% en tasa trimestral.

Por lo tanto, según Caixa Bank, lo peor ha pasado ya, aunque avisa que los próximos meses no se presentan especialmente dinámicos. La entidad señala el pésimo comportamiento que está teniendo la industria, cuyo indicador de utilización de la actividad productiva ha descendido un 68,9%, destruyéndose, sólo en este sector, 870.000 puestos de trabajo en los últimos cinco años.

En lo que se refiere a la construcción, se señala que su estabilización es clave para frenar la caída del PIB en los siguientes trimestres.

Por último, sorprende el dato de que el consumo privado retrocederá un 2,7% en 2013, debido al paro y a la caída de la renta disponible, y también lo hará el consumo público (aunque este se producirá a un ritmo más suave).