Los famosos “brotes verdes” de los que tanto hemos estado oyendo hablar estos últimos meses parece que enpiezan a brotar, por lo menos en un ámbito macroeconómico.

La prima de riesgo del bono español a diez años respecto a su homólogo alemán, se ha situado por debajo de los 350 puntos básicos, habiendo colocado el Tesoro más de 800 millones en bonos, en la primera emisión del año. Sin duda, nos encontramos ante una de las bajadas más importantes en los últimos años, situando a este indicador en uns parámetros mínimos, si lo comparamos con momentos paralelos en diferentes años. Además, la rentabilidad del bono roza el 5%, situándose en el 4,9%.

Este éxito en la emisión del Tesoro ha generado que la prima italiana descendiera hasta los 270,2 puntos básicos, diez puntos menos que al inicio de la sesión.

Se confirma, por lo tanto, la deriva positiva que parece estar tomando la economía española, aunque sea en sus parámetros de medición macroeconómicos. Con el tiempo veremos si esta situación influye a la mediana y pequeña economía, es decir, a las familias y empresas en apuros.