Hoy viernes 22 de Febrero, La Comisión Europea ha hecho públicas sus previsiones económicas para los países de la Unión en 2013. Como era de esperar, España ha sido una de las más perjudicadas por los indicadores europeos, al situar el decrecimiento del PIB en un 1,4%. La tasa de paro, además, también se vería afectada, aumentando hasta el 27%, superando en algunas décimas a la de países como Grecia. Por último, otro de los marcadores preocupantes para la economía española, sería el del déficit público, que llegaría al 6,7% del PIB.

Pero, como viene siendo habitual, la Comisión Europea también publica esta previsión para el año siguiente, 2014, encontrándonos aquí algunas buenas noticias, ya que empezaríamos a elevar nuestro PIB, de forma progresiva, pero estable, situándose en un 0,8% este incremento. El paro bajaría, a su vez, más de un punto.

Estas noticias vienen a confirmar un hecho que prácticamente se daba por sentado, y es que la economía española remonta a medio/largo plazo, pero que 2013 será un año difícil para la economía general y particular. Todos estos datos hay que englobarlos dentro del contexto europeo, y es que la Comisión Europea ha empeorado las estimaciones de crecimiento para la eurozona, fijándola en un 0,3%, para este 2013.

Por lo tanto, parece que a nivel europeo la crisis, si bien se va desintensificando, aún está teniendo amplia resonancia. Por su parte, los miembros de la comisión, han defendido la política de reformas económicas y sociales que el ejecutivo español, encabezado por Mariano Rajoy está llevando a cabo, como única manera de estimular el PIB y, en definitiva, hacer descender el nivel de deuda que tenemos en la actualidad contraída.