Olli Rehn confirma este martes que se ampliará el plazo de tiempo que se impuso a los países para reducir su déficit, ante los esfuerzos que están realizando los países implicados en este proceso. España, es uno de estos países.

Rehn, vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, pretende con esta medida que los países con mayor deuda no dejen de profundizar en las reformas que ya han empezado a acometer, pero sin dejar de lado el proceso competitivo en los mercados del mercado común.

Por lo tanto, el Ejecutivo Europeo tiene previsto anunciar el próximo 22 de febrero si relaja los objetivos de déficit fijados para, entre otros países, España. Esta decisión se tomará teniendo en cuenta las previsiones económicas que Bruselas hará públicas ese mismo día, que albergará la proyección de crecimiento y déficit para el 2014.

Rehn ha señalado que si el crecimiento se deteriora de forma inesperada, un país puede recibir más tiempo, siempre que exista una voluntad clara desde el punto de vista fiscal, ciñéndose a lo acordado previamente por Europa, y habiendo hecho las reformas necesarias y oportunas. Por último, ha añadido que esta medida no se habría producido de no haber visto la Comisión una clara y efectiva voluntad de los países involucrados en la acometida de las reformas y los ajustes necesarios para cumplir el objetivo del déficit.