Los actuales ministros de finanzas de la Unión Europea no han alcanzado un acuerdo a finales de esta semana sobre las reglas e imposiciones de los futuros rescates financieros (bancarios) que se puedan producir en Europa, posponiendo la reunión para el próximo miércoles.

El Ecofin no ha logrado ponerse de acuerdo sobre la futura directiva de re estructuración y resolución bancaria de la UE, que pretende que sean los bancos y acreedores los que soporten el pago total en caso de quiebra y no la mayoría de ciudadanos. Aunque sus miembros han asegurado estar cercanos a un acuerdo, aún no lo han conseguido de manera definitiva, por lo que tendrán que seguir con las negociaciones múltiples para lograr el equilibro y el consenso deseado.

Sin duda, la UE trata de evitar a toda costa la fragmentación del mercado interior, lo que supondría, según algunas tesis, una recaída de la zona euro y por lo tanto un alargamiento en el tiempo del período de recesión económica en el cual vivimos en la actualidad.